ALBACETE

Un recorrido por algunos de los lugares emblematicos de Albacete, recogidos en la guía turística de la ciudad editada por la Concejalía de Turismo de Albacete.

Parque Abelardo Sánchez

La segunda década del pasado siglo XX, vio nacer “el Parque”. Porque el Parque Abelardo Sánchez es sencillamente “el Parque”. Hay muchos más, pero es “el Parque”. Acacias, plátanos, cerezos, parterres, rosaledas, discretos rincones testigos de amores eternos, de despertares a la vida. De Cervantes. De Azorín. De Museo Provincial. De agradecimiento a Saturnino López. De recuerdos de música y teatro, 120.000 metros cuadrados de parque rodeado de ciudad. 31 ,788, 68 pesetas espléndidamente bien invertidas.

Jardinillos

Recoleto rincón de la ciudad cuyo diminutivo no se entendería si no es porque expresa el cariño que Albacete le tiene a este lugar. Es el más antiguo y el más pequeño de los parques albaceteños.Hay que destacar en él un magnífico templete decimonónico concebido para conciertos musicales al aire libre.

Parque Lineal

Desde 1855 la vía férrea entraba a Albacete por el noroeste y transitaba la ciudad hasta el sureste. Hoy este espacio lo ocupa el Parque Lineal, con multitud de rincones que han transformado la zona, aunque sin olvidar su origen como bien recuerda el semáforo ferroviario en el que fuera conocido como Puente de Madera, y la locomotora situada en el entorno frente a la Fábrica de Harinas.

Fiesta del Árbol

Parque de nombre evocador que acoge uno de los elementos más característicos de la “sky line” de Albacete: su enorme depósito de agua, que jamás funcionó. Le denominaremos también “kilómetro cero” de las rutas verdes de la ciudad con una magnífica rosaleda inaugurada por Tierno Galván.

Pasaje Lodares

Auténtico monumento arquitectónico modernista donde los haya, une las calles Mayor y Tinte desde 1925 que fuera diseñado por Ferrando Castell, creando una galería comercial y residencial al mismo tiempo, utilizando para su construcción hierro y vidrio que soportan columnas renacentistas, con adornos evocadores neo barrocos y modernistas, que nos trasladan al mundo representativo del comercio, la industria y el beneficio.

Posada del Rosario

Construida en el siglo XV, son evidentes en ella, el gótico, mudéjar y renacentista. Es el ejemplo más puro de arquitectura popular del XVI que existe en la ciudad. Disfrutamos de su patio con ocho columnas, que forman un pequeño claustro. Galería con pilares y zapatas de madera, en variedad de arcos propios de la época de los Reyes Católicos.

Plaza del Altozano

Fue y es el origen del centro de la ciudad, y desde ella se puede entender la evolución de Albacete del siglo XIX hasta nuestros días. El Museo Municipal, el Centro de Interpretación para la Paz, el Gran Hotel, Palacio de Justicia, el recuerdo agradecido al cuchillero, la Filmoteca, el Banco de España o la mirada a los orígenes primitivos de la Bicha de Balazote.

Catedral

La Iglesia de San Juan es Catedral desde 1949.Se comenzó a construir en el siglo XVI con claros planteamientos renacentistas, sustituyendo a un templo anterior de estilo gótico. Resulta un edificio muy característco y peculiar: cuatro columnas jónicas de fustes estriados, antiguas bóvedas de crucería gótica, destruidas en su momento y sustituidas hasta hoy por barrocas del XVII. Conviven en el mismo edificio estilos historicista neomedieval, portada neorrománica, fachada occidental que imita estética neogótica y portada de arcos apuntados, rosetón y potente torre truncada. Así mismo, encontramos en su interior la sacristía del siglo XVI con grisallas de la época, pinturas murales del mismo siglo y una capilla dedicada a la Virgen de los Llanos con bóveda de crucería.

Museo de Albacete

Construido a finales de los años sesenta en el Parque Abelardo Sánchez, es un edificio que responde a la que se denomina arquitectura orgánica. Lápidas y mosaicos romanos conviven en perfecta armonía con figuras iberas y esculturas del Cerro de los Santos, bajo la estrecha vigilancia de los utensilios de yacimientos locales del paleolítico. Dejamos atrás la arqueología y nos damos de bruces con el pintor albaceteño por excelencia, Benjamín Palencia. Las cien obras donadas a Albacete por este barrajense universal, conforman una colección digna de las mejores pinacotecas del mundo. Las costumbres, la cultura y el folklore de la provincia ponen el broche final a este paseo virtual por el Museo.

Museo Municipal

En 1879, el Concejo trasladó su actividad a la plaza del Altozano, llamada entonces del General Espartero. El nuevo edificio era un caserón de siglo XVIII, insuficiente para los fines a los que se destinaba, por lo cual en 1902 se reformó, y en julio de 1903 se celebró la primera sesión en el Palacio Municipal. En 1911 comenzaron reformas de escaleras y techos, así como de decoración. Finalmente en 1960 se hizo la actual fachada de ladrillo cara vista, que da lugar al actual aspecto del edificio, albergando hoy la sede del Museo Municipal de Albacete.

Museo de la Cuchillería

La obra de los artesanos a través del tiempo forma parte del patrimonio de los pueblos y constituye una herencia cultural y artística a preservar y custodiar. El Museo de la Cuchillería de Albacete se crea para conservar y difundir ese patrimonio y dinamizar el sector de la cuchillería, mediante un viaje por el tiempo recorriendo nuestros orígenes y descubriendo la artesanía que nos hace universales.

Recinto Ferial

El Recinto Ferial representa el mejor ejemplo de arquitectura popular manchega. Construido inicialmente de adobe, fue inaugurado el 7 de septiembre de 1783, Josef Ximénez concibió un edificio funcional y práctico para desarrollar actividades comerciales, una vez que Felipe V le otorgara a Albacete un privilegio de Feria Franca anual, en 1710. Único en su género destinado a este fin, supone un auténtico monumento popular. Genuino símbolo de la ciudad, las sucesivas adaptaciones que ha sufrido no le han hecho perder un ápice de frescura en su identidad. Por su forma, todos le conocen como “la sartén”.

Teatro Circo

Inaugurado el 7 de septiembre de 1887, utilizando la tipología de teatros-circo que se construyeron durante la segunda mitad del XIX en Europa. Cubierta y pilastras de hierro, que rematan en capiteles nazarígranadinos, con arcos decorados con relieves neomudéjares. Distintos avatares y reformas lo han conservado hasta hoy para nuestro disfrute, después de la gran obra de rehabilitación del ano 2002. De esta manera, Albacete ofrece un edificio único en el mundo con sus características intactas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies